Enfermedades que causan osteoporosis

Enfermedades que causan osteoporosis

ENDOCRINAS

Hipogonadismo: Es una afección en la cual los testículos en los hombres y los ovarios en las mujeres producen pocas o ninguna hormona sexual. Como consecuencia de esta falta de hormonas el hueso no aumenta su densidad, implicando mayor riesgo de fracturas osteoporóticas.

Hiperparatiroidismo: Es una enfermedad en la que una o más de las glándulas paratiroides se vuelve hiperactiva y segrega demasiada hormona paratiroidea (PTH por sus siglas en inglés). Esto causa que los niveles de calcio en la sangre suban, una enfermedad conocida como hipercalcemia. El aumento de la hormona paratiroidea, quita calcio al hueso, por lo que disminuye densidad ósea y aumenta claramente el riesgo de fracturas osteoporóticas.

Hipertiroidismo: Se produce cuando la glándula tiroides secreta demasiada hormona tiroidea (tiroxina). El hipertiroidismo puede acelerar el metabolismo del cuerpo, lo cual causa una pérdida de peso involuntaria y latidos rápidos o irregulares. El exceso de hormona tiroidea, produce un aumento de la pérdida de masa ósea y por ello, aumenta el riesgo de fractura osteoporótica.

Amenorrea Premenopáusica: Es la falta de menstruación tanto en la mujer que aún no ha experimentado su primera menarquia, regla, como en aquella que ya menstrua, pero en la que se retira la regla durante más de 3 a 6 meses. Al perder los estrógenos, aumenta la pérdida de masa ósea, por ello también es un factor de riesgo de osteoporosis.

Menopausia Precoz: Consiste en la desaparición de la función ovárica y de la regla en una edad más temprana de lo habitual, considerándose antes de los 40 años. Aquí como en la amenorrea premenopáusica. La pérdida de los estrógenos produce un aumento de perdida de hueso que conlleva un aumento del riesgo de fracturas osteoporóticas.

Hipovitaminosis D: La deficiencia de vitamina D significa que usted no está recibiendo suficiente vitamina D para mantenerse saludable. Este déficit de vitamina D es un importante contribuyente de la osteopenia y osteoporosis, pérdida de masa ósea y debilidad muscular, caídas y fracturas.

Síndrome de Cushing: Es un trastorno hormonal. Es causado por la exposición prolongada a un exceso de cortisol, una hormona producida por las glándulas adrenales. Algunas veces, tomar medicinas con hormonas sintéticas para tratar una enfermedad inflamatoria conduce al síndrome de Cushing. El cortisol en mayor cantidad actúa fundamentalmente sobre el hueso, disminuyendo el número de osteoblastos (células formadoras de hueso), también afectan directamente a otras células óseas (osteocito y al osteoclasto). Todo ello implica mayor riesgo de osteoporosis y como consecuencia fracturas.

Síndrome Addison: Ocurre cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas. Esta enfermedad suele ser a consecuencia de un problema con el sistema inmunitario. El sistema inmunitario ataca equivocadamente sus propios tejidos y daña las glándulas suprarrenales. Los pacientes con enfermedad de Addison podrían presentar un aumento en la incidencia de osteoporosis como consecuencia de la sobreexposición prolongada a los glucocorticoides, que es su tratamiento habitual.

Diabetes Mellitus: Es un trastorno en el que el organismo no produce suficiente cantidad de insulina o no responde normalmente a la misma, lo que provoca que las concentraciones de azúcar (glucosa) en sangre sean anormalmente elevadas. La micción y la sed aumentan y se adelgaza sin pretenderlo. La interacción entre hueso e insulina (tratamiento de la diabetes), es un eslabón clave entre osteoporosis y diabetes, y el uso de ciertas drogas contra la diabetes también se ha asociado con un mayor riesgo de fracturas. El riesgo, asimismo, aumenta cuando se producen complicaciones inherentes a la diabetes.

REUMATOLÓGICAS

Lupus Eritematoso Sistémico (LES): Es una enfermedad autoinmunitaria. En esta enfermedad, el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error el tejido sano. Este puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro y otros órganos. Las personas con lupus tienen un mayor riesgo de tener osteoporosis por muchas razones. Para empezar, los medicamentos glucocorticoides que con frecuencia se recetan para tratar el LES pueden desencadenar una pérdida ósea significativa. Además, el dolor y la fatiga causados por la enfermedad pueden dar lugar a la inactividad, aumentando aún más el riesgo de la osteoporosis. Los estudios también demuestran que la pérdida de hueso en el lupus puede ocurrir como resultado directo de la enfermedad

Artritis Reumatoide: Es una forma de artritis que causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones. Puede afectar cualquier articulación, pero es común en las muñecas y los dedos. Más mujeres que hombres padecen artritis reumatoide. Los factores que parecen tener un mayor peso para que las personas con artritis reumatoide tengan mayor riesgo de osteoporosis y fracturas son la edad, el índice de masa corporal, la actividad y la duración de la enfermedad, el estado funcional y el tratamiento con glucocorticoides.

Espondilitis Anquilosante: Es una forma crónica de artritis. Afecta mayormente los huesos y las articulaciones en la base de la columna, donde esta se conecta con la pelvis. Estas articulaciones resultan inflamadas e hinchadas. Con el tiempo, las vértebras afectadas se pueden unir. El riesgo de tener más fracturas osteoporóticas viene de las características clínicas de los pacientes incluidos entre ellas: presencia de factores de riesgo: a) generales (edad, género, frecuencia de menopausia, tabaquismo, etc.), b) factores propios de la enfermedad: duración, severidad de la enfermedad, repercusión funcional, etc., así como c) factores asociados al tratamiento, en particular el uso de corticosteroides.

GASTROINTESTINALES

Síndrome de Malabsorción: Las causas de un síndrome de malabsorción incluyen: Enfermedad celíaca. Intolerancia a la lactosa. Síndrome del intestino corto, que es el resultado de una cirugía para extirpar una gran parte del intestino delgado. En muchas ocasiones motiva la incapacidad para absorber ciertos azúcares, grasas, proteínas o vitaminas de los alimentos. También puede implicar una absorción general insuficiente de alimento. Problemas o daño en el intestino delgado puede llevar a problemas de absorción de nutrientes importantes. La inactividad, el tratamiento corticoideo prolongado, las deficiencias nutricionales y las propias enfermedades pueden favorecer el desarrollo de osteoporosis.

Insuficiencia Hepática: Es la pérdida rápida (en días o semanas) de la función del hígado, por lo general en una persona que no presenta una enfermedad hepática preexistente. Su causa más común es un virus de la hepatitis o medicamentos, como el acetaminofén. La pérdida de densidad mineral ósea en la hepatopatía crónica suele ser multifactorial, y viene determinada en gran medida por un defecto en la formación de tejido óseo.

HEMATOLÓGICAS

Mieloma Múltiples: Es un cáncer de células plasmáticas. Las células plasmáticas normales se encuentran en la médula ósea y son un componente importante del sistema inmunitario. El sistema inmunitario se compone de varios tipos de células que funcionan juntas para combatir las infecciones y otras enfermedades. El mieloma múltiple afecta a los huesos y les provoca lesiones llamadas “líticas”. Hay zonas de los huesos que van perdiendo su contenido en calcio y se debilitan hasta, muchas veces, fracturarse o lesionarse de alguna forma.

Mastocitosis: Es la infiltración de la piel u otros órganos y tejidos por los mastocitos. Los síntomas se deben sobre todo a la liberación de mediadores e incluyen prurito, enrojecimiento y dispepsia por hipersecreción gástrica. El diagnóstico se realiza mediante una biopsia de piel o médula ósea. La liberación de ciertas sustancias (citoquinas y mediadores inflamatorios) determina aumento del remodelamiento óseo con predominio habitualmente de la resorción (perdida de hueso) sobre la formación ósea. Esto lleva a una pérdida significativa de masa ósea y mayor riesgo de osteoporosis.

Leucemia: Es el cáncer de las células sanguíneas. La leucemia comienza en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea. Su médula ósea produce células que se convertirán en glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Cada tipo de célula tiene un trabajo diferente:

  • Los glóbulos blancos ayudan a su cuerpo a combatir las infecciones
  • Los glóbulos rojos transportan oxígeno desde sus pulmones a sus tejidos y órganos
  • Las plaquetas ayudan a formar coágulos para detener el sangrado

Cuando tiene leucemia, su médula ósea produce una gran cantidad de células anormales. Este problema afecta con mayor frecuencia a los glóbulos blancos. Estas células anormales se acumulan en la médula ósea y la sangre, desplazando a las células sanguíneas sanas y dificultando que las células y la sangre hagan su trabajo puede, predisponerles a padecer osteoporosis. Las alteraciones de la masa ósea pueden aparecer tanto, por efectos secundarios por enfermedades metabólicas o por los tratamientos Uno de estos posibles efectos secundarios es la repercusión sobre la masa ósea.

RENALES

Insuficiencia Renal Crónica: La diabetes y la hipertensión arterial son las causas más comunes de enfermedad renal crónica. El daño renal se produce lentamente durante muchos años. Muchas personas no tienen ningún síntoma hasta que la enfermedad renal está muy avanzada. La insuficiencia renal crónica, puede producir anormalidades en los niveles de calcio (Ca), fósforo (P), hormona paratiroidea (PTH) y/o vitamina D (VD); alteraciones en el remodelado, mineralización, volumen, crecimiento o resistencia del esqueleto, y como consecuencia, mayor riesgo de fractura osteoporótica.

Hipercalciuria Idiopática: La hipercalciuria idiopática (HI) es una anomalía de origen genético, caracterizada por una excesiva eliminación urinaria de calcio de la observada en la mayoría de los individuos sanos que consumen una dieta habitual. En la práctica es usualmente definida como la excreción de calcio superior a 250 y 300 mg/día en mujeres y hombres respectivamente o bien mayor a 4 mg/kg. .Esta fuga renal de calcio puede ocasionar pérdida de masa ósea tanto en el hueso compacto como en el esponjoso y con el tiempo puede dar lugar a osteopenia y osteoporosis.

Acidosis Tubular: Es una enfermedad que ocurre cuando los riñones no eliminan apropiadamente los ácidos de la sangre hacia la orina. En consecuencia, demasiado ácido permanece en la sangre.

Cuando el cuerpo lleva a cabo sus funciones normales, produce ácido. Si este ácido no se elimina o se neutraliza, la sangre se tornará demasiado ácida. Esto puede llevar a desequilibrios electrolíticos en la sangre. También puede causar problemas con el funcionamiento normal de algunas células. La acidosis favorece la osteoporosis a través de incrementar la actividad osteoclástica, es decir, aumenta la pérdida de masa ósea.

OTRAS

HIV: El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). La osteoporosis es común en las personas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). La etiología de la osteoporosis en los pacientes infectados por el VIH es probablemente multifactorial, involucrando a los factores de riesgo tradicionales como la edad, el bajo peso corporal, hipogonadismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol, así como los efectos directos de la infección crónica por el VIH y los medicamentos antirretrovirales (ARV).

Sarcoidosis: Es una enfermedad autoinmune caracterizada por el crecimiento de pequeñas acumulaciones de células inflamatorias (granulomas) en cualquier parte del cuerpo, más comúnmente en los pulmones y en los ganglios linfáticos. Pero también puede afectar los ojos, la piel, el corazón y otros órganos. La sarcoidosis puede afectar a los huesos de dos maneras: directamente a través de la inflamación en el hueso e indirectamente a través de los tratamientos que se toman para aliviar los síntomas de la sarcoidosis.

Anorexia nerviosa: Es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por el peso corporal anormalmente bajo, el temor intenso a aumentar de peso y la percepción distorsionada del peso. Diferentes factores pueden intervenir en que las personas con anorexia nerviosa tengan mayor riesgo de osteoporosis, incluyendo deprivaciones en calcio y otros macronutrientes, alteraciones en la composición corporal, bajo peso corporal, deficiencia de estrógenos y en algunos casos excesiva actividad física.

Esclerosis múltiple: Es una enfermedad autoinmune que afecta el cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central). La EM afecta más a las mujeres que a los hombres. El trastorno se diagnostica con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años de edad, pero se puede observar a cualquier edad.

La EM es causada por el daño a la vaina de mielina. Esta vaina es la cubierta protectora que rodea las neuronas. Cuando está cubierta de los nervios se daña, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen. Los pacientes con esclerosis múltiple (EM) tienen un mayor riesgo de osteoporosis y fracturas patológicas, el empleo de corticoides, junto con la inmovilización y el déficit de vitamina D, son en parte las causas de baja masa ósea.